Mártires de una conclusión

Como ocurre en la entrada de un buffet libre un domingo a mediodía, en cada proceso electoral vemos como los partidos tradicionales y los nuevos se baten a empujones para ver quién entra primero y consigue una mejor posición que los demás. Lejos de desvanecerse, como algunos habían soñado, los partidos emergentes van arrinconando a los decrépitos partidos de toda la vida, que sin embargo se resisten a morir del todo. Según el país que se trate, los partidos más radicales se sitúan a derecha o a izquierda y su volatilidad es elevada, para consuelo de sus rivales. Mayor pánico,…

Continuar leyendo

Defender a la Iglesia

En las últimas semanas se han venido sucediendo polémicas más o menos importantes pero con cierta repercusión mediática en relación con la Iglesia católica y aledaños. Me refiero a la polémica del autobús de Hazte Oír y a la de las misas en la televisión pública. Sobre la primera ya he dado mi opinión y, sobre la segunda, confieso que no entiendo muy bien las críticas. Entiéndaseme bien, no es que me oponga a que La2 retransmita misas, corridas de toros o partidos de pádel. Ocurre que no acabo de comprender la preocupación de algunos católicos sobre el tema cuando…

Continuar leyendo

¡Sálvese quien pueda!

2016 pasará a la historia inmediata, esa que igual acabamos olvidando en unos meses, por el auge del populismo, este fenómeno entre novedoso y vulgar del que no dejamos de hablar pese al hastío que parece provocar en muchos. Con su habitual lucidez lo glosa el filósofo Bernard-Henri Lévy en la prensa, no sin dejar ver algo de su escondido temor: efectivamente, el populismo es una reacción contra la élite, contra la intelectualidad. Casi diríamos -tan mal está la cosa que no sé si nos atreveremos- contra la inteligencia. El populismo es sin duda un sarpullido chabacano y necrótico, pero…

Continuar leyendo

Idiotas

En el día de hoy se decide quien será la persona que dirigirá, Dios mediante, el decaído imperio norteamericano en los próximos años. Ocurra lo que ocurra, habrá que agradecer a Trump las grandes aportaciones que ha realizado al debate, hoy casi universal, sobre el auge del populismo, sea en su versión neofascismo, postcomunismo, ultraliberalismo o como lo quieran definir. A propósito de ello, en algunos sitios ha sido traída a colación la célebre frase de H. L. Mencken de definición del demagogo, a saber, aquel que proclama doctrinas que sabe que son falsas a personas que sabe que son idiotas.…

Continuar leyendo